José Cruz Herrera (1890 / 1972)
"El pintor español más condecorado en la historia de España”

ESTANCIA EN SEVILLA

El joven Cruz Herrera ayuda a su padre en los trabajos de la imprenta, pero su vocación es la pintura. Como en la Línea no hay profesores adecuados para esta enseñanza, sus progenitores deciden que se marche a Sevilla, Estamos en 1907, Estudia, primero, unos cursos de dibujo con el pintor Juan Aciego en Cádiz. El profesor encauza sus pasos iniciales y observa, con gran alegría y complacencia, como su aventajado alumno avanza a pasos agigantados. "Desde sus comienzos -señala Francisco Pompey nos dio la certeza de una vocación perfectamente de acuerdo con su temperamento, su sensibilidad y sus facultades de pintor"

Al año siguiente se marcha a la capital hispalense para reanudar sus estudios, pero ahora con el maestro Gonzalo Bilbao. La verdad es que cuando Cruz Herrera llega al estudio del maestro, éste ya tenía cimentada fama nacional, como autor, entre otras obras, de "Salida de la fábrica de tabacos" (1905); "Noche de verano en un barrio de Sevilla" (1906) y "La siega en Andalucía", llevando al lienzo la dura tarea de unos hombres "encorvados, sudorosos, ennegrecidos por el sol implacable, y medio ocultos en el oro polvoriento y asfixiante de las mieses".

Además había logrado la Medalla de Primera Clase por el conjunto de obras presentadas en la Exposición Nacional de Bellas Artes de 1901. El maestro era, en aquella época, uno de los máximos representantes de la pintura sevillana, que enlazaba, en el género, con los nombres de Antonio María Esquivel, Valeriano Domínguez Bécquer, José Jiménez Aramia, José García Ramos, etc. Por su estudio pasan Santiago Martínez Martín, de la misma edad que el pintor linense, y Alfonso Grosso, tres años más joven que los dos anteriores.

 

Sevilla 1900Gonzalo Bilbao aprecia a Cruz Herrera por su simpatía personal y por ser un alumno estudioso y atento, pero su estancia en la capital de la Giralda no pasa de siete meses. A pesar del corto período de tiempo, en la paleta del joven artista linense quedaría "la influencia de la pintura localista sevillana". Las connotaciones, aunque no estudiadas, son evidentes. El crítico Manuel Olmedo afirma que "Gonzalo Bilbao es notario fiel y comentarista agudo de una Andalucía alegre y chispeante, de gráciles mocitas...'' Ahora bien, Cecilio Barberán anota que Cruz Herrera " a los veinte años, comienza a destacarse como un pintor genuinamente andaluz". En multitud de cuadros, quizás no los mejores del maestro linense, aparecen jóvenes, ataviadas con mantillas, peinetas, abanicos y rojos claveles reventones. La paleta cruzherreriana nunca renegó del Sur, y, naturalmente, en gran parte de sus lienzos se encuentra la faz sonriente de una Andalucía alegre y confiada.

 

Muchísimos años después, el 25 de abril de 1939 es nombrado académico correspondiente de la Academia de Bellas Artes Santa Isabel de Hungría de Sevilla. Importante distinción por la que el pintor se sentía orgulloso y unido a la ciudad de la Giralda.

IR A NACE EL PINTOR...


bloggergoogletwitteryoutubefacebookcertificado

© 2004 - 2017 Grupo IDA | Información Legal | Politica de Privacidad