José Cruz Herrera (1890 / 1972)
"El pintor español más condecorado en la historia de España”

SUS ULTIMOS AÑOS

En Casablanca, cuando el pintor se encuentra en cama con una infección bronquial, con cerca de 40 grados de fiebre, su hija Amparo no tiene más remedio que comunicarle la muerte de su hermano Alfonso Cruz Herrera, ocurrida en La Línea el 25 de septiembre de 1970. La noticia, por inesperada y dolorosa, causa un hondo impacto en la minada salud del maestro, que sentía un inmenso cariño y admiración por el desaparecido, a quien llamaba siempre "mi querido hermano-hijo" por ser el más pequeño de la familia, y además él era el encargado de guardar todos los recortes de la prensa y fotografías sobre la vida artística del pintor.

En los primeros días de octubre de 1970, nos escribe una carta en la que nos dice que el fallecimiento de su hermano "ha dejado en mi corazón una herida negra y profunda, de desesperación, que no puedo consolarme, tal ha sido el dolor, y lo inesperado de esa gran desgracia'". Después de alabar sus cualidades, su talento y su inmensa cultura, añadía: "Dime, amigo Riquelme, sino es para llorarlo toda mi vida".

A través de una larga correspondencia se puede ir viendo cómo las enfermedades y los achaques, propios de su avanzada edad, irán haciendo mella en su vitalidad. En abril de 1971 manifestaba: "Ya sigo muy cansado con las piernas. Escribo muy poco, sólo a ti y a otros buenos amigos''. Cruz Herrera está verdaderamente agotado; pero aún así, sacando fuerzas de flaquezas, presenta 49 cuadros en la Galería Venisse-Cadre de Casablanca, logrando en esta última exposición un señalado éxito de venta y público. "Se vendieron cuadros -decía en una carta- por valor de dos millones quinientos mil francos".

En septiembre de 1971, estando aún en la ciudad casablanqueña, sufre una bronconeumonía con fiebres altas que sobrepasan los 41 grados. Posteriormente, se recupera poco a poco, y marcha a la capital de España. El día 17 de diciembre, en su casa madrileña de la calle Fernández de la Hoz, se recibe la noticia de que su esposa, tras una larga enfermedad, acaba de fallecer en Málaga, Es un nuevo y duro golpe para su ya debilitada salud.

En enero de 1972, el pintor llega al Sur, y recibe la visita de familiares y amigos. En la ciudad de San Roque tiene lugar nuestro último reencuentro. Allí, a simple vista, apreciamos cómo su salud se resiente, Había una profunda tristeza en sus ojos y en su voz, en otro tiempo alegre siempre y de buen humor. Ahora era puro cansancio. Estaban cercanos sus 82 años.

Ocho meses después, es decir, el 10 de agosto de 1972 fallece en una clínica de Casablanca por congestión pulmonar que le produjo fallos cardíacos.

Aún en plena canícula veraniega, la noticia de su muerte causa impacto y dolor en los medios artísticos españoles. Desaparece "tras dejar una amplia y excelente obra pictórica", señaló el profesor Manuel Gallego Morell en las páginas del diario ABC '"¡Una gran pérdida!", exclamó don José Camón Aznar, cuando el periodista Gabriel Baldrích le dio la noticia, pidiéndole su opinión sobre el maestro, desde la Línea.

En el Campo de Gibraltar, donde era tan querido y admirado, su fallecimiento se deja sentir en todas las esferas sociales. La comarca y toda la provincia de Cádiz había perdido a uno de sus hijos más populares y predilectos, sobre todo en su tierra natal y en San Roque. Tres meses después -8 de noviembre- sus restos mortales reciben, definitivamente, sepultura en el cementerio de La Línea. En junio de 1974, el Ayuntamiento le concede a título póstumo, la Medalla de Oro de la ciudad


bloggergoogletwitteryoutubefacebookcertificado

© 2004 - 2017 Grupo IDA | Información Legal | Politica de Privacidad