José Cruz Herrera (1890 / 1972)
"El pintor español más condecorado en la historia de España”

VIAJE A SUDAMERICA

HOMENAJE ANTES DE PARTIR A SUDAMERICA

Con el dinero que ha ganado de su primera exposición en Madrid, el matrimonio Cruz Herrera decide su proyectado viaje a Sudamérica. Se marchan a La Línea a pasar unas semanas con sus familiares, antes de embarcar, desde Cádiz, en el trasatlántico "Reina Victoria". La Línea recibe con júbilo la visita del pintor. Se le ofrece un gran banquete de homenaje, donde asisten más de quinientas personas. Cruz Herrera coloca la primera piedra del Hospital Municipal, entre los aplausos de las autoridades y un enorme gentío.

En la Plaza de Toros se le agasaja con un vino de honor, lográndose que el coso se llene casi por completo. A continuación, el ganadero Ramón Gallardo suelta dos becerros, uno lo torea él y el otro se lo deja para que lo toree el pintor.

Un largo viaje le aguarda; sin embargo el matrimonio va ilusionado hacia aquellas desconocidas tierras, llevándose en sus corazones los recuerdos y las nostalgias de España.

LLEGADA A BUENOS AIRES

El nombre de Cruz Herrera es ya conocido en algunos países hispanos. Su pintura tiene una apreciable valoración, gracias a los hermanos Bou, marchantes de cuadros, que compran directamente en España obras de Sorolla, Romero de Torres, López Mezquita, Benedicto y otros maestros de la pintura, con las cuales, posteriormente, montan exposiciones en Hispanoamérica, vendiendo los cuadros a precios elevados.

Después de unos veinticinco días de travesía, con las escalas normales de la época, el matrimonio Cruz Herrera desembarca en Buenos Aires. Nada más llegar, prepara en el Salón Whicon una exposición con las obras que lleva consigo. "Allí asusta a los rioplatenses -escribirá su paisano José Tabera- con sus algarabías coloristas, y donde sus grandes éxitos llenan toda la prensa". El artista vende todos sus cuadros y bien pronto tiene que ponerse ante el caballete con el fin de atender los innumerables encargos que recibe: lienzos para decorar salones, palacios y, sobre todo, retratos de personalidades conocidas.

También durante su estancia en la capital bonaerense expondrá en el Centro Andaluz, que, posteriormente, le ofrece un banquete y numerosos emigrantes andaluces se reúnen en torno al homenajeado. Después la revista que edita el Centro Andaluz dedicará amplia información del acto.

Tras un año de residencia en la Argentina, marcha a Montevideo, donde pinta dos retratos del Presidente de la República, el doctor Baltasar Brum, uno para su residencia particular, y otro para el Museo Nacional. Pronto al estudio del joven maestro acude la aristocracia de la capital uruguaya.

Han pasado dos años. El pintor, aparte del triunfo y la fama, ha ganado el dinero suficiente para que, de momento, no le inquiete el futuro. Esto significa que podrá dedicarse reposadamente a la creación de grandes obras. El matrimonio Cruz Herrera regresa a España en el barco 'Infanta Isabel", Su familia acude a esperarle al puerto de Cádiz. Un cielo intensamente azul daba la bienvenida a los embarcados.


bloggergoogletwitteryoutubefacebookcertificado

© 2004 - 2017 Grupo IDA | Información Legal | Politica de Privacidad